TOP

Adaptar modelos

Problema detectado, problema solucionado
Si desea tejer un modelo de punto y no se aclara con los datos facilitados en las instrucciones, puede adaptar el modelo muy fácilmente. No obstante, compruebe primero cuál es el problema. Antes de empezar cualquier prenda nueva de punto, lo principal es realizar la muestra. Si quiere tejer un jersey con el hilo original en uno de los tamaños indicados, compruebe su muestra con la de las instrucciones. Si no coinciden, prepare su propia MUESTRA. Si desea cambiar el tamaño, el corte o el hilo, para que el resultado sea perfecto antes deberá realizar algunos trabajos preparatorios.

El tamaño adecuado
En principio, es recomendable comparar los datos del patrón del modelo seleccionado con su jersey favorito. Si lo prefiere algo más largo, más corto, más ancho o más estrecho, dibuje un nuevo patrón con sus propias medidas, preferiblemente en la escala 1:1. Luego, mientras teje, podrá ir colocando su prenda sobre el patrón las veces que desee para comprobar si todo va bien y, dado el caso, cambiar lo que sea necesario. Además, así ya tiene la base perfecta para estirar su prenda antes de coserla.

La regla de tres
Ahora ya solo tiene que calcular las medidas en puntos y vueltas. Para ello, necesita la regla de tres. Su muestra le indica cuántos puntos y vueltas necesita para 10 cm. Ejemplo de muestra: 16 p y 24 v = 10 x 10 cm.
Ejemplo:

Por lo tanto, necesita 16 puntos para 10 cm; 1,6 puntos para 1 cm, y cincuenta veces esa cifra para 50 cm (ancho parte delantera y parte trasera), es decir, 80 puntos. A esto aún debemos añadir los puntos del orillo. En cuanto a la altura, necesita 24 vueltas para 10 cm; 2,4 vueltas para 1 cm, y cincuenta veces esa cifra para 40 cm (altura entre el puño y la sisa en la parte delantera y la trasera), es decir, 96 vueltas. La fórmula de conversión es: (cm x muestra) dividido por 10.

Ahora ya puede calcular los datos de referencia para la prenda que va a tejer; para ello, calcule todas las medidas de ancho en puntos y las medidas de altura en vueltas. Si el resultado de los cálculos no arroja números enteros, redondee como le parezca más conveniente. Al final, esa diferencia resulta prácticamente inapreciable.

Aumento de la manga, forma del hombro, sisa y cuello
Para aumentar la manga, en nuestro caso tenemos 7 cm (11 puntos) de anchura y 41 cm (98 vueltas) de altura. Al dividir el número de vueltas por el número de puntos obtenemos 8, lo que quiere decir que cada 8 vueltas deberá añadir 11 veces 1 punto a ambos lados. En el último par de vueltas antes del hombro, o antes de rematar en el caso de mangas sin hombro, no hay que hacer nada. Si esta división arroja un número impar de puntos, p. ej. 7, añada alternativamente cada 6.ª y 8.ª vuelta. Para redondear el hombro, la sisa y el cuello, lo mejor es colocar la prenda que está tejiendo directamente sobre el patrón y seguir su contorno. También resulta de gran ayuda seguir las indicaciones de las instrucciones originales. Las diferencias tampoco son tan grandes.

Repeticiones, dibujos y reparto de espacios
Si está tejiendo una prenda en la que va a incorporar repeticiones (canalé, trenzas, calados, etc.), deberá tenerlas en cuenta a la hora de calcular el número de puntos y de vueltas. En ocasiones, lo único que se puede hacer es intentar encontrar el equilibrio entre las medidas y los dibujos. Para ello será necesario adaptar las medidas o el dibujo. También en este caso es recomendable echarle un vistazo a las instrucciones originales. Sobre todo, puede resultar útil establecer una comparación entre los diferentes tamaños. Si quiere tejer algún dibujo o dividir el espacio, lo mejor es que coloque la prenda sobre su patrón y calcule la posición exacta aplicando de nuevo la regla de tres; también puede colocar la prenda que está tejiendo sobre el patrón y guiarse por el dibujo.

Un último consejo
No se puede hacer suficiente hincapié en la importancia de realizar una muestra antes de empezar a tejer. De ella depende todo el trabajo y, en definitiva, el resultado. Pero tejer debe ser divertido, así que ¡no se esfuerce por alcanzar el doctorado! Y algo de improvisación, tampoco viene mal.